Historia nacional

Los últimos charrúas

Los charrúas fueron exterminados como tribu por orden de Rivera en 1832. Luego se envió a cuatro de los sobrevivientes para que fueran exhibidos en París.

Monumento a los últimos charrúas
Monumento a los últimos charrúas
Senaqué, Tacuabé, Guyunusa y Vaimaca-Pirú fueron los últimos charrúas, los sobrevivientes. El 8 de junio de 1833 fueron examinados por primera vez por los miembros de la Academia de Ciencias Naturales Paris.

¿Te imaginas cómo se habrán sentido, lejos de su tierra, en un mundo para ellos diferente, observados por gente extraña que hablaba un idioma desconocido?

Los especialistas les medían el cráneo, estudiaban sus reflejos, observaban su sangre al microscopio y anotaban todo en gruesos cuadernos con tapas de hule.

Senaqué, el curandero del grupo, había enfermado durante el viaje y falleció poco después. Guyunusa, la mujer de Tacuabé, dio a luz una niña en la capital francesa y falleció al poco tiempo. Tacuabé, luego de un intento de fuga, logró finalmente escapar con su hija. Vaimaca-Pirú quedó solo. Poco antes de morir, fue adornado con lanza y boleadoras para ofrecer un espectáculo más atractivo a los hombres, mujeres y niños que concurrían para verlo. Sobre sus últimos días, expresa Hugo A. Licandro en su cuento “Vaimaca Pirú o la muerte por melancolía”:

Durante esos tres días Vaimaca se negó a comer; sólo aceptó sorbos de agua fresca; dos días después murió. Los médicos coincidieron en diagnosticar “muerte por melancolía” y todo parece indicar que así fue.

El monumento a los últimos charrúas, ubicado en el Prado de la ciudad de Montevideo, se inauguró en 1938. Sus autores fueron los uruguayos Edmundo Prati, Gervasio Furest Muñoz y Enrique Lussich.

Está realizado en bronce, sobre una base de granito rosado. En él se pueden ver representados a los cuatro indígenas con sus vestimentas características, rodeando un fogón. Senaqué, sentado, sostiene un mate en la mano derecha. El cacique Vaimaca se encuentra de pie, y más atrás puede verse a Guyunusa, con un niño en su falda. Delante de ella, en el otro extremo del grupo, está Tacuabé.

¿Cómo eran los Charrúas?

Según los relatos de los expedicionarios, eran de complexión física grande, algo superior a la media de los españoles. 

Tenían un color de piel oscuro, pero no tanto como el de sus ojos, negros como la noche. Poseían una gran sensibilidad visual y auditiva.

Ataban sus largos y llovidos cabellos con una especie de cordel y agregaban plumas y vinchas.

Eran nómades, se organizaban en grupos y tenían un jefe o cacique que los dirigía en combate.

Vivían en tolderías, que construían con ramas de árboles y cuero de vaca. Se abrigaban también con cuero y andaban a caballo.
Versión Accesible
Accede a la versión accesible de este contenido
Audios relacionados
  • Audio-descripción: Los últimos charrúas
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas

Curiosidades

¿ Sabías que el camaleón es un reptil que habita en climas calurosos, que cambia de color logrando así un camuflaje perfecto debido a que poseen pigmentos especiales debajo de la epidermis ? Los que varían su coloración según la luminosidad, la humedad o la temperatura. Son capaces de modificar su color adecuándolo a los tonos del lugar donde están, sólo les basta con expandir y contraer las células pigmentarias que recubren su piel.

Refranes

Tirar manteca al techo. Derrochar.
Martes
16
setiembre
ÚLTIMA EDICIÓN
Setiembre 2014
NOS COMUNICAMOS
PUZZLES

Chiste del Día

Ring, ring, suena el teléfono a las cuatro de la mañana, al descolgar se oye una voz que pregunta:
Aló, aló, ¿La familia "Silva"?
Una voz dormilona contesta:
¡No tarado, la familia duerme!